martes, 28 de septiembre de 2010

Y tú sonríes...



Has nacido libre,
sin morada,
tus ojitos
 de la miel del hogar no saben
y tu piel de madrugadas frías
se arropa bajo un puente gris.

La ciudad autista
¡no te ve ...  no te oye!
 Tus piecitos cansados
buscan en la esquina
quien te de ese peso
que te oculte el hambre.

Deambulas por la calle
cuando el ruido silencioso
de este mar de asfalto
acalla y rompe
 tus sueños infantiles,


 y tú

aún sonríes... aún,

mientras todos de pie

duermen.



.
.
.
.
.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Horas

Dejo mis pensamientos cautivos en un baúl lleno de otoño, ahí entre ecos guardo tus sonrisas, tus besos y ... mis deseos.

No sabes como en estos días el reloj se ha convertido en mi verdugo, me tortura lentamente con su tic-tac necio. Yo lo ignoro pero esta a mi lado haciendole cosquillas al aburrimiento que ni así sonríe.


Estás en las horas rehénes de mis sentidos donde te pienso, te vivo, te siento eterno


                                 conmigo y . . . sin mi.
.
.
.
.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

En mi



En silencio llegas
me miras
y te sabes dueño de mí.


Cauteloso me abrazas
sonríes
y mi cuerpo huele a ti.



Imperioso dejas
tu beso
que no podre evitar.



Vehemente ladrón de mis sentidos
piérdeme en tu utopía
rompe mi soledad.


Dueño de mis suspiros
invade mis afectos
roba mi voluntad.



Ven...
 toma mis anhelos
confunde mis deseos



sé mi realidad.
.
.

.





domingo, 5 de septiembre de 2010

Princesa de los silencios



 princesa de los silencios...
de las ternuras que duermen
sensualidad que fecunda bajo la piel,
 sol que al alba florecerá
 en un beso hermoso de amor.

Un rubí intenso, oculto en tu pecho,
 tesoro real y bello
palpita en tus murmullos
florece en tus mejillas
y canta en tus miradas que son

 horizonte de primaveras
¡de primaveras enamoradas!

Marcela Manrique



Gracias querida amiga, por este regalo, por llenar con tanta ternura este cielo donde habitan mis sueños, por creer en mi y por hacerme sonreir cuando tanto lo necesitaba.

Muchas veces, de donde menos lo esperamos, llega ese pequeño gran destello de esperanza que nos hace saber que en el mundo existen las personas adecuadas para cada uno de nosotros. Personas que te aceptan, te valoran y te aprecian tal como eres, sin querer cambiar ni el mínimo ápice de ti.  Ángeles que sin saberlo nos llenan de luz....


.
.
.
.