viernes, 28 de enero de 2011

No soy




No soy la princesa que dibuja estrellas,
soy sólo un alma que ama y que yerra.

 

No soy la paloma que en libertad vuela,
soy quién te adora y quedo prisionera.

 

No soy la dulzura que usa un disfraz,
soy sólo aquella que no encuentra paz.


No soy tan mala ... tan poco tan buena,
soy un ser humano que siente y que sueña.


No soy falsedad, ni ausente frialdad,
soy sólo una esencia que busca lealtad.


No soy yo quién quiso dañar,
soy sólo una loca que te quiso amar. . .
.
.
.
.

 

viernes, 21 de enero de 2011

Mi equipaje




Destilé tu nombre...

evaporé cada poro de tu ser

para que al retornar el alba

me encontrará así,

 vestida de amnesia.

Desterré de mi lo que no es,

hilvané las palabras que no sirven,

sacudí…

desempolve el alma

y entre papeles amarillos hallé tus besos rotos.

Tengo listo ya mi equipaje

no me hacer falta nada.

Llevo un libro,

mis recuerdos,

la esperanza y un corazón.


 

Lo llevo todo.


.
.
.
.
.

miércoles, 19 de enero de 2011

Observador


Apoyas tu cabeza en mi hombro, rozando cada centímetro de mi cuello que es tan frágil a tu calor, a tus latidos, a ti. Yo siento tu aroma que impregna de manera voraz mis deseos de todo lo que implica tu cuerpo, de cada frontera donde no hay sur ni norte. A veces pareces un niño temeroso que necesita oír lo que antes te decía, y quiero protegerte sí, es mi anhelo, mi necesidad y hasta mi necedad pero me detengo.

Mientras me llena todo el espacio tu sola presencia pero  no debo… no puedo… no quiero, no.

Deseo huir ya de esta adicción que me causan tus besos. DEBO y sin embargo me quedo quieta aguardando la conjugación de tu aliento en cada rincón de lo que ahora soy. Te conviertes en verbo prohibido, en oración incierta cuando me atrapa de nuevo tu sonrisa de menta fresca y tu mirar de nocturna espera. Soy tu libro abierto y juegas a reescribir lo que en él encuentras, inventandome de cien maneras, haciendo de mis sensaciones tu creación más perfecta. Hay acaso un hilo en tus manos o sólo soy yo que me dejo atrapar en cada axioma que declaran tus brazos convirtiéndome en luz y oscuridad en un instante.
Eres dominio o amor, eres odio o pasión, eres…furtivamente un observador de mi.


Y hoy no, hoy no sucumbiré a tu piel, ni a tus besos, ni a tu tacto... no quiero, no puedo, no debo… NO
.
.
.
.
.
.

miércoles, 12 de enero de 2011

Un encuentro




20:45 hrs de esta noche fría, invernal… mis pasos inciertos y sin rumbo me llevaban a no sé donde, sólo quería caminar, caminar, respirar y no pensar en mis sueños que padecían de olvido desde hacía muchos días. Entré a aquel café de luz tenue, acariciadora, de aromas que despertaban la frecuencia de mis sentidos. Pedí un té y mi memoria tomó calor a cada sorbo que bebía. En mis manos mi libro favorito. “Los amorosos”, fue un buen inicio en el azar de páginas donde me perdí.

A unos centímetros de mi, te encontrabas tú, caballero andante de otro siglo, con tu abrigo negro y tu cabello perfectamente alineado como las cejas que resguardaban la dulzura de tus pupilas. Sin reparar en tu presencia seguía unida a mi lectura pero el calor que emanaba de tus ojos llamó a los míos que sin pensarlo se encontraron con la miel de tu mirada. Fue un segundo, fue un minuto o una vida quizá, pero ahí estaba yo imantada a lo que hasta ese instante no imaginaba.

Era un encuentro sin referencias ni guiones, sólo al amparo de una vieja lámpara que iluminaba tu rostro, ese rostro suave, gentil y cálido. Tus manos arropaban la taza de café que bebías mientras seguías hurgando en mi corazón sin saberlo y sucedió, sonreíste para mí, iluminando con fuegos artificiales esa noche, iluminando mi alma de ti.

Dejó de existir la atmósfera de ese invierno, dejó de existir Sabines, la luna, el frío, mis temores y yo misma desaparecí en aquel instante del mundo quedando atrapada en tu mirada.

De pronto sonó tu móvil, dejaste la taza de café a un lado mientras consultabas tu reloj apresurado, pagaste y encaminaste tus pasos a la salida no sin antes buscar mis ojos de nuevo, que trataron de esquivar lo que ya no pude… y te dejé, te dejé atraparme unos segundos más, mientras mi corazón desbordó sus latidos. Me miraste profundo, fijo, tierno y yo… te sonreí.

Son las 20:45 de otra noche de este invierno, un libro en mis manos, una taza de té y mis ojos que esperan que otra vez suceda.

Quizá pase de nuevo, quizá pueda perderme como ayer en tus ojos de miel...



                                                                                                           o quizá no te vuelva a ver.
.
.
.
.

sábado, 8 de enero de 2011

Nací...



Nací porque debía hacerlo,

luchando las mil batallas,

derribando la utopía,

rompiendo la ignominia,

deshaciendo el miedo.



Nací ciudadano de este mundo,

sin ataduras,

sin prejuicios,

sin odio, ni recelo.


Nací igual que tú

soñando, sonriendo, creyendo.

Nací

y ya no callo,

 ya no temo,

 ya no tiemblo.


Nací

y hoy quiero luchar contigo,

hombro a hombro,

mano a mano,

por un mundo

LIBRE...

por un mundo

EN PAZ...



¡POR UN MUNDO
DISTINTO!
.
.
.
.
.

domingo, 2 de enero de 2011

Si me enamoro



Si me enamoro

mis ojos no mentirán,

no necesitaré palabras

tú lo sabrás.

Si secuestras mis pensamientos

seré tu rehén eterna

un motivo y un destino...

eso me encantaría ¿quieres?

Si te adueñas de mis sentidos

mi piel clamará tu nombre

tus manos delinearán un mapa

en mi cuerpo fugitivo...

ahora lo estoy deseando ¿y tú?

Si me enamoro

te lo dirán mis ojos

mi sonrisa,

mis manos

mi cuerpo.


Si me enamoro

será ... de ti.
.
.
.
.