lunes, 26 de septiembre de 2011

Atrapada






Quise contener el aire para que no eclipsara mis deseos con sus manos,

quise correr para no sucumbir ante el torrente envolvente de sus brazos,

quise quedarme en silencio pero no me dejaron sus ojos de miel

que despertaron una tormenta de suspiros en mis labios,

quise huir pero ya era tarde . . .





 tenia  el amor enfrente de mi .















martes, 20 de septiembre de 2011




De este dolor

arrebátame, desvísteme,

que no quiero dejar de ser un grano de arena

cuando me bañen los rayos del sol,

que no retorne sin huellas

al sendero que después del alba me espera,

que no sea yo una voluntad sin fuerza

que se vence a la impiedad de las batallas

ni enmudezca mi grito cuando ya no puedo más.

De este dolor que rompe

sálvame

libérame

guárdame

que no soy nada

que aquí estoy

y aunque a veces lo olvido…


no me olvides tú Señor.







miércoles, 14 de septiembre de 2011

El último adiós


"Te amo mucho, amo lo que eres, amo como te ves, amo tu cuerpo, amo tu entorno, amo el placer que me das en las ilícitas ocasiones en que te he poseído"


Ella apresuró sus pasos, la tarde era fría con color a otoño, después de mucho tiempo de no verlo por fin lo encontraría.

Arribó a la estación de tren, él aún no llegaba. Se sentó impaciente en una banca sintiendo correr lentamente los minutos. A su lado una señora de avanzada edad tejía con delicadeza una madeja de estambre, con experiencia parecía entrelazar en sus manos días de vida y añoranza... también esperaba. No paso mucho tiempo cuando un hombre de cabello blanco y la ternura dibujada en las marcas que dejan los años se acercó a la señora, con un saludo cálido le dio su brazo como apoyo y así se alejaron. Ella pensó si algún día se vería así junto a él, venciendo el tiempo y esperándolo siempre con los brazos llenos de tanto amor.

De pronto su corazón latió aceleradamente a lo lejos lo vio, distinguió su silueta, era él. Lo miró fijo, profundamente y él le sonrió con esa sonrisa inolvidable que le iluminaba el alma. La abrazó, ella apoyó la cabeza en su pecho escuchando el latir de ese corazón que adoraba tanto.

Caminaron, irían a tomar un café... que más daba si ya estaban juntos. Ella temblaba en sus brazos, él la protegía. Eran tan pocas las oportunidades para verse y tanto el amor que sentían. La tomó de la cintura y la besó con pasión, en un beso anhelado, prohibido, que esperó mil lunas e hizo ese momento perpetuo, tatuando dos corazones que no debían experimentar aquel incontenible sentimiento.

Había tanto por decirle, tanto por amarle y sin embargo sólo un par de horas pudieron robarle al día. No había tiempo, no había espacio, era una locura amarse pero lo hacían.

Era tarde, el momento de decir adiós llegó, él tomó sus manos con la promesa de volverle a ver, ella lo abrazó sabiendo que no sería así, que aunque su corazón quedaba con él, ya el camino estaba trazado. Lo miró fijo, profundamente y él le sonrió con esa sonrisa que le iluminaba el alma. Él besó su frente y ella contuvo el llanto. Aquel momento quedaría eterno en su memoria sabiendo que su vida no le pertenecía, sabiendo que era... el último adiós.












martes, 6 de septiembre de 2011

Llueven mis ojos



Es tan frágil el relámpago

que me aparta de ese muelle roto

donde anclo un corazón-invierno

para que no se escapen

todos los recuerdos,

mientras las estrellas toco

y sonrio . . .

no, no es cierto . . . lloro.

De mis manos muertas,

de mi sed sedienta,

de mi insomnio seco,

de esta noche quieta,

donde llueve tanto

llueven las estrellas

 y la luna nueva.



Llueven estos ojos

de ti amor . . .


 de ti.











viernes, 2 de septiembre de 2011

El espejo



Veo un reflejo que no es mío

es apenas

un bosquejo

de un secreto guardado hace muchas lunas.

Veo el espejo

cansado,

algo olvidado,

vestido de días comunes,

de susurros sin sonido..

Lo veo y me busco

tratando de encontrar la figura

 de los años descalzos

del presente y pasado.

Y al fin detrás de una mirada tímida

le encuentro,

me encuentro conmigo,

ahí estoy,

he estado siempre

sólo que a veces 


me    o l v i d o