lunes, 24 de septiembre de 2012

Tan cerca y tan lejos




 Cada día te pierdo un poco, sé que todo tiene un fin, no hay formulas para vivir solo fechas de caducidad y el amor la tiene.

Te vas, no lo dices pero es así, lo sé . . . lo siento. 

Mi corazón  naufraga en una tormenta interior, no intentes oírlo, hace mucho que dejo de sentir. No me digas que no te estoy perdiendo, creo que no te das cuenta porque ya no estas aquí.

No te culpo, no hay porque hacerlo, darte y entregarte nunca fue condición, lo sabemos. Déjame en silencio, necesito encontrarme de nuevo . . .



(tal vez hace tiempo que sin darte cuenta . . . también hui)



3 comentarios:

Gato Pardowski dijo...

La espera es una de esas condiciones naturales del Poeta...

Pero bien no lo se de cierto, quizás sea aquello de lo que hablaba Kundera, acerca del eterno retorno.

Y qué mal y qué bien, que el artista siempre tenga entre las manos y el pecho la palabra, por más triste y funesta que sea, por más que el alma nos encala!!

Un abrazo...

Rosana Martí dijo...

Las cosas se acaban si uno quiere, por no regar un amor se marchita y se va. Hay que hacerlo florecer siempre cada día renovarlo con cosas nuevas, ilusiones, sueños etc. No hay amor que se vaya si uno no quiere, hay que guárdalo desde el alma.

Besitos y mi eterno abrazo amiga mía, pasa una hermosa semana.

Amparo Donaire dijo...

Que triste cuando te obligan a alejarte de la persona amada sencillamente porque a pesar de tenerla al lado, viaja en caminos diferentes a ti, aunque tu corazón no quiere soltar amarras, el tiempo afloja el nudo y cuando te das cuenta, estas lejos de aquel puerto que compartió tanto a tu lado.

Besos