domingo, 8 de abril de 2012

Y si ...



Si mañana otra vez escribo

volveré a escribir sobre

tu cuerpo dormido

y mis manos . . .

creando-te

sintiendo-te

inventando-te.


Si ya no despiertan los ecos,

que susurraban tu aroma

 ni los nardos vuelven a perfumar mis labios

con tu boca

yo diré que he muerto 

como mueren de olvido

los sueños jamás soñados.



Y si mañana otra vez escribo . . .

entonces


sólo entonces


volverás a ser mio.