domingo, 21 de diciembre de 2014

Se han unido las secuelas de la existencia

y han mudado de rama todas las ideas

ya no hay vuelos ni huidas

ni la alondra anida más en mi vaga añoranza.

Luna, noches y vuelcos en el corazón
vuelcos en el corazón, noches y yo
habitante perpetuo de otro mundo
sigo... sigo en un tic-tac sin fin

a q u í . . .