miércoles, 9 de marzo de 2011

Como alas de mariposa


Igual que todos los días lo vi en mi paseo matinal por aquel parque circundado por encinos y cedros. Junto a una banca, resguardado en la sombra de un viejo árbol, estaba él, en aquella silla de ruedas desgastadas, con una manta en sus rodillas y con esa tranquilidad en la mirada que hace mucho yo no sentía. Parecía tan frágil que no podía evitar el impulso de querer ayudarle en algo, lo que fuera que pudiera hacer por él, lo haría.

Cambié el trayecto de mi carrera y en vez de seguir de largo aparentando indiferencia como los demás, que pasaban sin mirarle siquiera, me detuve y me senté cerca.

Él estaba absorto en el vuelo de una mariposa que majestuosa volaba a su lado, iba y venía como una flor mecida por el viento. Así pasaron algunos minutos, hasta que sus ojos se encontraron con los míos. Me sonrió y su blanca sonrisa me dió la confianza suficiente para acercarme un poco más.

¿Me puedes hacer un favor?-dijo, pausadamente.

-¡Claro! - respondí sin pensarlo demasiado.

-Mueve tu mano ¿sí?- Extrañada pero sin replicar hice lo que me pedía, mientras, él prosiguió:

Siente cada uno de tus dedos, ve la magnífica forma que hay en ellos, tan independientes uno del otro y al mismo tiempo unidos, haciendo el conjunto más perfecto que te hacen dueña de tu libertad, ¿lo sientes? el aire se cuela entre cada espacio. Siente el terciopelo del pétalo de esa flor que crece aquí, ahora y que parece reaccionar ante tu calor. Muévelos y observa que como alas de mariposa son bellos, fuertes… creadores.

Siente la energía que esta en todo tu cuerpo, la fuerza de tus piernas, de tus pasos que te llevarían hasta el fin del mundo si tú lo quisieras, que te pueden hacer correr y llegar lejos, que te permiten sentir el césped mojado rozando cada molécula de ti y aprisionar la tierra para que la semilla fértil, recién llegada, germine y nazca. ¿Lo sientes? cada músculo que se mueve en ti es VIDA.

Tu mano apretando otra mano…tus dedos sintiendo la seda de una piel, tus pies que te llevan a cualquier parte que desees. Todo en ti es PERFECTO pero siempre lo más cotidiano, lo que parece tan sencillo nos hace olvidar lo MARAVILLOSO que es cada movimiento. Un hermoso privilegio del cual yo no soy dueño.

Lo mire sin decir nada… un nudo en la garganta no me dejó pronunciar palabra alguna, mientras mis manos continuaban moviéndose al compás del viento, él se mostraba absolutamente feliz sin perder detalle de la danza de mis dedos.

Esta mañana yo quería ayudarle y sin saberlo…




                                                                él me ha ayudado a mí.












11 comentarios:

Rosana Martí dijo...

Dicen que cuando te falta algo en tu cuerpo o mente, otra cosa de ti se desarrolla mucho más. Siempre las personas así que carecen de algo nos pueden ayudar por ese sexto sentido acentuado que poseen, yo aprendo cada día de ellos, y ellos de mí pues la ternura, el entendimiento, la comprensión, y ante todo el trato de tú a tú.

Divino relato mi querida amiga, no dejes nunca de sonreir, sobre todo a personas que tienen mucho que dar y decir. APRENDAMOS CADA DÍA DE ELLAS.

Gracias por compartirlo, un bello sentir.

Besitos de luz con todo mi cariño.

Marlene dijo...

Es que pocas veces nos detenemos a recapacitar en esta maquinaría tan perfecta que tenemos como cuerpo. Es un lujo y un privilegio poder posser un así. Es una mancuerna perfecta, de órganos, sangre, sustancias, latidos, signos, estímulos visuales, nasales, un ensamble perfecto de articulaciones, y arterias y venas. Somos maravillosos.. sólo que pocas veces nosotros nos detenemos a recapacitar sobre esas bendiciones, descubrirlas, sentirlas, vivirlas... hasta que alguien más nos pide que lo hagamos. Porque ellos lo han perdido.. y lo triste es que nosotros algún dia, estaremos sentados en una silla como esa.. cuando la vejez ya no nos permita movilizarnos libremente, sin la ayuda de ruedas, de bastones, de andadores. Por eso corre.. siente el viento en tu piel, deja que se enrede en tu cabello y vive tu cuerpo. Y ámalo como lo que es.. tu más grande tesoro :)

Me encantó imaginar la danza de tus dedos :]

un beso hermosa
Mar

carlos dijo...

coeli muy hermoso poema . es un gran honor leerte besos

La Kiya dijo...

Coeli, porque será que quienes por algún motivo tienen una discapacidad fisica, desarrollan otras capacidades que sl resto del mundo se escapa.

Es maravilloso que alguien conmueva en ti, algo que te hace reflexionar, aprender y avanzar.

No somos conscientes de lo que podemos disfrutar, lo vivimos tan cotidiano que lo consideramos rutina, cuando no debería ser así.

Coeli, me emocionaste, con tu bello relato.

un fuerte abrazo

Alma Enamorada dijo...

Muchas de las veces nos olvidamos de lo afortunados que somos...nos olvidamos de admirar todo lo bello que Dios nos regalo y de disfrutar lo que aún podemos hacer con nuestro cuerpo pero por eso existen esas personas para enseñarnos con su experiencia...Dios los bendiga a todos ellos

Es un bellisimo relato mi querida Coeli...hoy me has dejado una buena lección..gracias amiga por recordarme lo que todavía puedo realizar con mis manos...un enorme abrazo y un beso deseandote siempre lo mejor de lo mejor ...cuidate

Roxana dijo...

Precioso!!!
Me quedo con en la profundidad de tus palabras.Gracias por compartirlas Coeli, te admiro.
Te dejo un beso.

Dulce Cautiva dijo...

Hola guapa!, pasaba a saludarte y desearte un lindo fin de semana, Un beso, muak!!!

jhony dijo...

que bella entrada me reconforta saber que hay mas gente como tu.. que piensa en hacer el bien como un sentimiento natural...
muy bello ..te dejo un beso.

Elizabeth dijo...

bellisima tu entrada,

un beso

GaMyr dijo...

Uau, que bello... Para reflexionar...

Momento para deconectar dijo...

Que grande..

Besos!