miércoles, 4 de marzo de 2020



Ya no soy la chica triste que conociste, la que caminaba con los sueños rotos y el corazón escondido en el bolsillo, aquella que esperaba que el dolor de ese amor no correspondido le dejará de calar hasta los huesos y que juraba que nunca más la volverían a romper pero siempre terminaba hecha trizas a la primer mentira pues ese camino lo conocía de ida y vuelta.

Sigo con algunos miedos, es cierto, pues son ellos los que siguen mi sombra para aparecer cuando la supervivencia lo juzgua necesario, sin embargo y pese a todo sigo creyendo en el AMOR porque aunque no lo creas si existen las personas-refugio, aquellas que te reconocen con sólo verte, que te curan las heridas a besos y entrega, aquellos seres que te enseñan que amar verdaderamente nunca destruye sino construye.

Ya no soy la misma de ayer...

 me he encontrado...me he rescatado.

 

 

 

ღ ☽ ღ




2 comentarios:

Gato Pardowski dijo...

Salud, por ti!

Y un abrazo.

Arrieros somos, dicen...

Coeli L. dijo...

Salud mi querido Gato Pardowski!

Y en el camino andamos...porque también las heridas enseñan.

Otro abrazo para ti.