martes, 24 de febrero de 2015


Me miro fijo, despacio . . . escudriñando mi alma como un delirio que se escapaba, me miro y se hizo agua salada en mis pupilas que lo añoraban. Se enlazo por un segundo entre mis sueños que no soñaban.

Desde ese instante mi corazón ya no es mio, no me acompaña, él se lo llevo puesto en su mirada
 

                               
                                                     como si todo . . . como si nada.



2 comentarios:

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

En esos momentos solo descifro mis huellas en el camino de retorno.


Un abrazo.

Coeli L. dijo...

Las huellas que siempre recuerdan los pasos que ha dado el corazón...

Gracias por pasar Olga

Un abrazo desde otra luna